Aspectos importantes sobre las cerraduras de tambor de pines

Por lo general, cuando nos hablan sobre cerraduras, bombines o candados identificamos enseguida cómo funcionan estos dispositivos; pero cuando nos hablan de cerraduras de tambor de pines nos despistamos y no sabemos qué responder al respecto.

En todo caso no debes preocuparte ya que se trata de un término que es manejado exclusivamente por cerrajeros, sin embargo nosotros te explicamos paso a paso en qué consisten y cuál es la utilidad de este componente.

Las cerraduras de tambor de pines son mecanismos que emplean pines de diferentes longitudes, con lo que se evita que una cerradura se pueda abrir sin la llave correcta. Estas cerraduras son propias de cerraduras tubulares, cilíndricas o radiales.

Aspectos importantes sobre las cerraduras de tambor de pines

Funcionamiento de estos mecanismos

Sin llaves dentro de la cerradura, los pines de control se empujan hacia abajo, frenando que el tambor en cuestión pueda girar. Al momento de introducir la llave correcta, los espacios existentes entre pines y llave, y los de control se alinean al límite del tambor.

En el momento en que los espacios entre pines se encuentran alineados respecto a la línea de corte o línea borde, el tambor puede girar libremente produciéndose la apertura.

Historia de las cerraduras de tambor

Los orígenes de esta cerradura se remontan al año 2000 antes de Cristo, específicamente en Egipto. La cerradura consta de un poste que se pega a la puerta, mientras que el elemento que actuaba como cerrojo se introducía en el poste.

El cerrojo en cuestión venía con unas aberturas verticales en las que se ubicaba una serie de pitones. La llave correcta hacía que cada pitón se ubicase a la altura adecuada para que el cerrojo se moviese, produciéndose de esta manera la apertura de la puerta.

Claro que otros registros muestran que la cerradura de tambor fue creada en China hace unos 4000 años, ganando prestigio en ciertas regiones, como es el caso de Babilonia y Egipto.

En todo caso, Linus Yale unos años más tarde elaboró y patento su propia cerradura de tambor de pines en el año 1848. Este diseño es el que básicamente emplean las cerraduras de este tipo en la actualidad.

Estructura del cilindro

Como bien dijimos, las cerraduras de tambor de pines son propias de las cerraduras cilíndricas. En estas cerraduras la caja externa cuenta con un agujero en el que se ubica el tambor. Para que la cerradura pueda abrir, el tambor debe girar.

Dicho tambor viene con una ranura llamada “ojo de la cerradura” o estría. Por un lado se puede introducir la llave en el tambor, mientras que por el otro puede incluir una palanca que active el mecanismo que permite la apertura de la cerradura.

En el caso del ojo de la cerradura, tiene unas salientes que frena que los pines-llave cedan, con lo que la cerradura es más difícil de ser forzada. Dentro del tambor hay agujeros verticales que contienen pines de diversas longitudes, con forma redondeada para que la llave pase fácilmente.

Sobre cada pin llave, se pueden encontrar además pines de control que reciben una fuerza de muelle que las impulsa hacia abajo. Las cerraduras de tipo simple vienen solo con un pin de control por cada pitón de la llave.

error: Content is protected !!